Historia

 

En un lugar de La Mancha, nació una chirigota…

 

 

En Torrijos allá por el año 2006, Carlos Bueso, un joven de apenas diecisiete años que ya hacia sus pinitos en el mundo de la música, enamorado de la tierra gaditana y de sus fiestas de carnaval, consigue uno de los sueños de su vida, cantar en una chirigota en su pueblo.

 

 

Uno por uno fue reclutando chirigoteros entre sus amigos y más chavales del pueblo, intentado explicar este nuevo proyecto en un lugar donde las chirigotas no eran habituales ni conocidas. Teniendo ya el grupo cerrado, hacer una mención especial a Don Jesús Pino, poeta y maestro torrijeño que salió de guitarrista ese primer año  y desde entonces regala un soneto justo antes de cada actuación.

 

 

Así nace la primera chirigota “Las Payasas Torrijeñas”, con este primer tipo o disfraz estos payasos fracasados que del circo echaron, dan el primer golpe de efecto en su primera actuación, donde el público se entregó desde el primer momento…

 

 

En 2007, descansaron, asimilaron lo que había pasado y se prepararon para volver...

 

En 2008, más consolidados, con un grupo mejor definido salieron “Los sin Techo (pero sacando pecho)”. Estos vagabundos dieron a sus letras una temática social, critica o incluso bucólica. Tuvo gran aceptación por el público que ya empezaba a aficionarse al carnaval torrijeño.

 

 

En 2009, “Los Monjinos Encocios”, estos curitas satirones dieron bastante que hablar por su crítica, era la primera toma de conciencia del poder de la palabra.

 

 

En 2010, “Los Duendes del Parque Verde”, unos duendecillos verdes, canallas y juguetones pusieron en su repertorio la musicalidad y la fantasía acompañadas del primer decorado propio de la chirigota, a cargo de: Amanda, Samu y Richu. Ya se les vio mucho más a gusto y cómodos en el escenario.

 

 

Fue por el 2011 cuando llegó a Torrijos “La Guerrilla de Guardalajarra”, mejicanos guerrilleros  con una puesta en escena espectacular, el primer decorado del artista y pintor Joaquín Martín. Introdujeron nuevos instrumentos  como la trompeta, a cargo de Oscar López (Bupi). Y se notaba ya en el repertorio un cambio en letras cada vez más irónicas y maduras, con unos versos mucho más elaborados.

 

 

2012, “Los Perroflautas”. Tras el polémico movimiento del 15-M vinieron al carnaval torrijeño estos afterhippies revolucionarios, con mucho humor, mucha risa y con unos aires mucho más chirigoteros. Destacar el gran estilismo en los pasodobles.

 

 

2013, “Entre las Cuerdas y los Cuerdos”, probablemente el disfraz o tipo mas comparsero, dejando su lugar al humor en los cuplés, con un repertorio muy comprometido, con un gran himno como presentación como es La Marioneta.

 

 

2014, “De Patillas en la Calle”, bandoleros, forajidos, desertores que a la sierra habían huido volvieron al auditorio para cantar ese año con un repertorio que se acercaba a la comparsa más que a la chirigota, con una perspectiva más crítica que en el ámbito general y con una armonía vocal más cuidada.

 

 

2015, “Las Malévolas”